lunes, 19 de diciembre de 2011

Etapas de la prehistoria

La prehistoria abarca un período muy extenso de años y resulta difícil de investigar porque no es posible hallar muchos restos de esta. Detalle que es de esperar ya que es una cantidad muy grande de años y los cambios producidos sobre la superficie terrestre borraron importantes huellas. Sin embargo, es posible realizar inferencias en función de los pequeños y rudimentarios vestigios que se hallan dispersos por el mundo.

Dado que es un período muy extenso es posible dividirla en períodos y estos a su vez en subperíodos. Entre los que se encuentra la era arcaica con su período Arqueozoico. La era primaria con su subdivisión en Cámbrico, Silúrico, Devónico, Carbonífero y Pérmico. La era secundaria y los subperíodos Triásico, Jurasico y Cretácico. La era terciaria con los subperíodos Eoceno, Oligoceno, Mioceno y Plioceno.


La era Arcaica:
Esta etapa tiene una duración de 4000 millones de años. Se inicia con la formación de la corteza terrestre. En esta era aparecen los primeros organismos unicelulares y a mediados de esta los pluricelulares.

La era arcaica tuvo una duración muy grande y sin embargo, no se poseen muchos datos de ellas. Se sabe que los grandes cambios producidos sobre los terrenos borraron las huellas de aquella época. Sólo quedan algunos fósiles que permiten estudiarla.

La era arcaica parte desde el 3960 hasta el 2500 (en millones de años). Se encuentran masas graníticas y los surgen los cinturones de rocas verdes. Que son rocas volcánicas y sedimentos.

La era arcaica

La era primaria o paleozoico:
La era paleozoica tiene una duración aproximada de 400 millones de años. En él existieron tres grupos terrestres de importancia: Noratlántico (América del Norte, Groenlandia y un sector de Europa). Gondwana (parte de América del Sur, Arabia, África, Asia y Australia.

Esta etapa se la conoce también con el nombre de la era de los trilobites ya que estos fósiles son característicos de esta época. Son los únicos vestigios que aun quedan de ella. Dentro de la fauna se destaca el desarrollo de las especies marinas abundan los invertebrados, los trilobites, crustáceos, medusas, gusanos y esponjas. También surgen los primeres vertebrados, los conocidos como peces acorazados (peces recubiertos de placas óseas). Los primeros reptiles fueron acuáticos y nacen en esta era. Algunos de ellos dejan el mundo marino y se convierten en los primeros vertebrados terrestres. Es en esta era en la que aparecen las primeras plantas, las coníferas y los insectos.

En la era paleozoica se destacan cinco períodos: Cámbrico, Silúrico, Devónico, Carbonífero y Pérmico. Dentro de los ciclos orogénicos se produce la orogenia caledoniana, que involucra al Norte de América, Europa y Siberia (tiene lugar durante los períodos Silúrico y Devónico). También es importante la orogenia herciniana que afectó notablemente a la península Ibérica. Se llevó a cabo al final del período Carbonífero. Durante el Pérmico se inician grandes procesos de grafitización.

La era primaria

La era secundaria o mesozoica:
Esta etapa se caracteriza por una disminución en la actividad tectónica y no existen grandes ciclos orogénicos con excepción del surgimiento de la cordillera de los Andes.

En la vida marina se destacan los moluscos, los braquiópodos, equinidos, briozoos, foraminíferos, entre otros. La evolución más importante la tuvieron los reptiles que desarrollaron grandes tamaños y que no sólo se adaptaron a la vida terrestre sino también aérea. Entre los reptiles voladores se destacan los pterosaurios. De esta época algunas especies lograron sobrevivir como por ejemplo: los cocodrilos, los quelonios o los ofidios. También aparecen los primeros primates, las flores y las aves.

La duración total de la era terciaria es de 130 millones de años y se destacan dentro de ella tres grandes períodos: Triásico, Jurasico y Cretácico. En estos períodos tiene lugar la partición del conocido continente de Gondwana y el gran continente Noratlántico.

Era secundaria
La era Terciaria:
La duración aproximada de la era Terciaria es de 70 millones de años. Dentro de su fauna cobra una enorme importancia el mamut del cual es posible hallar ejemplares en buen estado de conservación. Es precisamente durante esta era cuando se desarrollan los grandes mamíferos y cuando se produce la casi total extinción de los reptiles surgidos en el mesozoico. Esta era tiene cuatro subdivisiones: Eoceno, Oligoceno, Mioceno y Plioceno. Es común que los dos primeros períodos se agrupen en uno solo y reciban el nombre de Nummulítico. Su nombre se debe a los vestigios fósiles de esta época. En esta época se producen nuevos movimientos tectónicos de importancia poniendo fin a la gran calma que tuvo lugar durante la era secundaria. Dentro de los movimientos más importantes se encuentran la orogenia alpina cuyos efectos se hacen sentir en bastas regiones de la Tierra produciendo nuevas fracturas y hundimientos. Se erige la cordillera Pirenaica y el atlas sahariano. En el centro de Europa se levantan los Alpes y en el norte, el mar del norte se separa del atlántico. Esto produce una nueva y profunda redistribución de los terrenos y los mares. Dado los grandes cambios terrestres se registra una gran actividad volcánica en España (región gerundense y Canarias) y en Italia.

La era terciaria

De esta era sin lugar a dudas, tiene una enorme importancia el desarrollo, en un primer momento, de los monos y grandes monos y la aparición de los primeros homínidos. Pertenecen a esta era los australopitecos, hasta ahora el antepasado más antiguo del hombre actual, cuyos restos más remotos fueron hallados en el continente africano.

Te puede interesar:
* La prehistoria resumen.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada